13.50€

Cuando el yayo era peque
[Libro]

Cuando el yayo era peque
Lilli Messina

Cuando el yayo era pequeño, todo era muy diferente. No había tantas casas, la leche venía directamente de la vaca y los coches iban tirados por caballos. Pepe sigue con interés las explicaciones de su abuelo, pero las entiende a su manera.

En la segunda entrega de la entrañable pareja que forman Pepe y su abuelo, se aborda con humor y sensibilidad la dificultad para explicar a los más peques realidades de otros tiempos, muy lejanas del mundo que conocen.

Texto e ilustración Lilli Messina nació en 1976 en Offenbach am Main, y allá estudió en la Escuela Superior de Diseño y Comunicación Visual, especializándose en ilustración de libros. Ha escrito e ilustrado libros que han sido publicados en más de diez lenguas. Sus trabajos han sido expuestos en el Museo de Caricaturas A. Paul Weber de Hamburgo, en el Palacio Kronberg y en la iglesia de San Pablo, en Frankfurt, en el Museo Wilhelm Busch de Hannover y en el ... más

Virus ed. Col. Takatuka. Traducción: Patric de San Pedro
32 páginas. 28 x 19 cm, cartoné.
ISBN: 9788492696895

Reseñas

«Esta autora (y en esta editorial) ya había situado un abuelo frente a un niño (y viceversa) para mostrar las dos caras de una misma edad... o no... Su protagonista comparaba situaciones y llegaba a sus particulares conclusiones. Ahora volvemos con otro encuentro de yayo y nieto, donde el primero cuenta como eran antes las cosas y este las interpreta literalmente (lo que se ve con el comiquero recurso del globo de pensamiento). La risa está servida al ver cómo el niño interpreta que antes la leche venía de la vaca o todo estaba verde... Sus particulares personajes caricaturizados refuerzan lo cómico de las situaciones.» Pepe García Oliva, El diario de Jerez.

«El otro día cuando vi este libro me recordó mucho a mi padre y a las diferencias tan grandes entre su infancia y la de Eric. El libro no puede ser más bonito, cuenta la historia de cómo un Yayo intenta explicar a un bebé cómo era la vida cuando él era pequeño.

Son varias situaciones que nos hacen ver cómo era la vida de nuestros padres o nuestros abuelos y cómo se la imaginan nuestros hijos, una doble visión de la misma situación que es difícil de entender para aquellos niños que nunca han pisado un pueblo.
Me ha parecido muy entrañable y tierna, una mezcla de recuerdos y risas que a mi hijo le han encantado.
He aprovechado el cuento para explicarle como vivía mi padre en el pueblo, y creo que me este libro me ha ayudado para que lo entienda. Estoy deseando llevar el libro al pueblo para que se lo lea mi padre porque estoy segura de que va a despertar muchos recuerdos en él y se los va a intentar contar al enano.Ilustraciones muy divertidas y llenas de color con una tipografía en mayúsculas bastante clara». Blog Trastadas de mamá

Sobre ¡El yayo... es el yayo! se dijo:

«Una historia extraordinaria sobre las similitudes entre los más pequeños y los más grandes», L’elefant trompeta.

«Las imágenes, deformadas, con trazos caricaturescos y escritura desgarbada, conquistarán a grandes y pequeños», Boletín SOL de la FGSR.

«Transmite mucha ternura porque habla de niños y de mayores que son como niños, del cariño de unos y otros, y de cómo ve el pequeño Pepe a ese tipo tan raro al que llama yayo, que quiere tanto, pero que a veces se comporta como él», Anika Lillo, Anika entre libros.

Comentarios
Búsqueda Rápida
0 artículos
Editorial
Takatuka
-Otros títulos
Editoriales
Compartir
Compartir vía Correo Electrónico Compartir con Facebook