Cultura Libertaria

Cultura Libertaria

publicación anarquista

Reseña: En el camino a ninguna parte

En el camino a ninguna parte
David Watson
Ediciones El Salmón 2018

Buena noticia la aparición de esta colección de ensayos de David Watson.
Conocíamos a Watson desde la época de la edición de sus escritos en castellano a cargo de la editorial Alikornio, hace ya más de quince años. Desde entonces, y dejando aparte el valioso prólogo que escribió para el libro de Freddy Perlman editado por Pepitas de Calabaza hace algunos años, Watson se había convertido en un gran ausente en nuestro mundo editorial. Las ediciones de El Salmón han venido a reparar ese descuido, con una traducción esmerada y una presentación a la altura del contenido.
La mayoría de ensayos de nuestro autor datan de los años ochenta y noventa, algunos tienen más de treinta años, por lo que es necesario que el lector se ponga en la perspectiva del momento y del lugar. Pese a toda la literatura ecológica radical que se ha producido en los últimos veinte años, de desigual interés, hay que señalar que los escritos de Watson siguen siendo clarividentes y precursores. De hecho, una primera versión de su contundente y largo ensayo Contra la Megamáquina se publicó en Barcelona, en la revista Etecetera. Correspondencia de la guerra social, allá por 1985, en una época en la que, al menos en España, estas cuestiones habían quedado relegadas a la trastienda.
Una de las principales cualidades de estos ensayos hoy presentados por El Salmón es su enorme grado de cordura y de honestidad. Watson, que sepamos, nunca ha pretendido hacer una obra sistemática, pero sus escritos, casi siempre publicados en la revista Fifth Estate, en la que ha participado durante tantos años, componen finalmente un conjunto de reflexiones e intervenciones que apuntan a lo esencial de la crítica social y ecológica. Podemos decir que son esclarecedores. Con un tono que va de lo polémico a lo meditativo, Watson va desvelando los excesos y las deficiencias de la crítica radical actual. Es ese tono equilibrado y sereno lo que le distingue de la mayor parte de la escritura militante actual, a menudo anclada en la retórica ideológica y extremista.
Uno de los ejemplos claves lo constituye su largo ensayo dedicado a Unabomber. Habíamos leído este ensayo en su lengua original y nos preguntábamos, ¿cuándo alguien se atreverá a traducirlo y difundirlo aquí ? Todavía recordamos la fascinación que causó, al menos en España y en Francia, el manifiesto de Unabomber. Dejando a un lado el gesto admirable de Kaczynski de emprender una vida salvaje al margen de la sociedad, su folleto nos resultaba prácticamente ilegible y su acción vengadora, moralmente repulsiva. Fue entonces una satisfacción leer el texto de Watson. Testigo prudente de los hechos, Watson supo encontrar las palabras justas y exactas. Su ensayo, lleno de enseñanzas y de una profunda humanidad, es también valiente porque en él su autor no teme afirmar ciertos principios morales : los de una sensibilidad que no se resigna a utilizar a las personas como meros instrumentos de propaganda.
El libro que hoy nos ocupa recoge diversos textos, algunos de ellos aparecidos en Contra la Megamáquina y que no fueron seleccionados para la edición de Alikornio en su día. Los tres ensayos finales son particularmente atractivos en gran parte debido a su estilo personal, lejano de todo dogmatismo. Pero lo más importante es que la edición de estos ensayos se acompaña de un largo epílogo de más de sesenta páginas, una puesta a punto del autor donde nos muestra su recorrido humano e intelectual. Para muchos lectores este texto puede tener un especial interés, ya que refleja el sentir más reciente del autor. La mirada de Watson, en el fondo, no ha cambiado tanto, pero su reflexión se ha enriquecido con una dosis justa de desengaño.
La edición de estos ensayos es, como decíamos al principio, una buena noticia. La visión humana y heterodoxa de nuestro autor sirve de contrapunto al progresismo de Murray Bookchin. Su obra se inserta en la tradición de Mumford y Goodman, de Ursula Le Guin y Roszak, de Freddy Perlman y David Noble.
Citemos el final de uno de sus más antiguos ensayos :

« La aventura está aquí y ahora, en la Tierra, no en desesperadas incursiones tecnológicas en el espacio. Debemos comenzar por reconquistar este mundo que nos ha sido arrebatado, y aprender a vivir en él de manera que podamos permanecer bajo las estrellas en una noche despejada y silenciosa, para intentar comprender así quienes somos en realidad y hacia dónde nos dirigimos. »

En todo lo que concierne la crítica social y la ecología radical, David Watson es actualmente la voz más necesaria de Norteamérica.

José Ardillo

Deja un comentario