Cultura Libertaria

Cultura Libertaria

publicación anarquista

Reseña: Comunicado urgente contra el despilfarro

Comunicado urgente contra el despilfarro
Comuna anti-nacionalista zamorana
(con prólogo de L.A. Bredlow)
Pepitas de Calabaza Logroño 2016

« el Comunicado urgente contra el despilfarro, editado de manera marginal, que es lectura obligada para quien quiera entender un poco algunos de los problemas que a todos nos aquejan en esta sociedad no consumista, sino despilfarradora, de la que formamos parte integrante. »
(Eduardo Haro Ibars, De que van las drogas, La Piqueta 1979)

A finales de los años setenta, el filósofo Víctor Gómez Pin, que había estado cercano al círculo parisino de García Calvo, describía de la siguiente guisa la situación de la CAZ en aquella época gloriosa : « Pasado ya el mayo del 68, podría evocar una manifestación del 1º de mayo en la que figuraba la Comuna Zamorana. ¿Sabéis cómo funcionaba eso? Iban primero los serios, la CGT y los comunistas, después venían los trotsquistas casi militarizados con sus grandes banderas rojas ; después los maoístas, después ya los de la bandera roja y negra, después los de la bandera sólo negra, luego venía la Comuna de Zamora y detrás los travestis. »
Uno de los primeros textos que produjo la Comuna fue este comunicado contra el despilfarro que, como Bredlow lo sugiere, tal vez sea el texto más incisivo e interesante de García Calvo y sus amigos por aquella época. En todo caso, pasadas varias décadas, sigue siendo el libelo más vigente y oportuno, dado que los males que denuncia, siguen tan presentes como entonces, sino más. Publicado justo antes de la crisis petrolera del 73 y contemporáneo de otros informes más serios y sesudos sobre la degradación en curso, el Comunicado, no obstante, toma su fuerza y su veracidad de otras fuentes. Se camufla en un lenguaje paradójico y esquivo, viendo la degradación « medioambiental » como un efecto de una degradación más amplia : degradación implícita en un logos totalitario que tiene al Tiempo, a la Historia y al Estado como puntales donde se apoya su dominación. En ese sentido, es inevitable que el texto se cebara especialmente con todas las formas de consumismo contra-cultural que entonces seducía a la juventud contestataria.
El Comunicado fue reeditado en 1977, en Madrid, por La Banda de Moebius, y desde entonces no se había hecho ninguna reedición. Es por eso que la iniciativa de Pepitas de Calabaza es de agradecer, ya que pone de nuevo a disposición del lector un texto imprescindible del pensamiento disidente contemporáneo.

José Ardillo

Deja un comentario